SAN VICENTE DE LA BARQUERA CAROLUS V EMPEROR

La estancia del por entonces príncipe Carlos en San Vicente de la Barquera

La historia cuenta que arribó a dicha villa cántabra el 29 de septiembre de 1517, y que en ella permaneció durante casi quince días a causa de una enfermedad

Durante su primer viaje a España en 1517, el entonces príncipe Carlos recorrió bastantes pueblos y localidades del norte y la meseta. En uno de ellos se detuvo más días de los previstos. Fue en San Vicente de la Barquera (Cantabria). El por qué es lo que vamos a contar a continuación.

Cuenta el historiador Valentín Sainz Díaz que el todavía príncipe Carlos llegó a San Vicente la Barquera un 29 de septiembre de 1517, tras partir esa misma mañana de Colombres. Lo cuenta así Laurent Vital en crónica que recoge Vicente Díaz: “(Carlos) partió de Colombres para hacer dos leguas largas de muy malo y penoso camino, y llegar a un puerto de mar llamado San Vicente de la Barquera, donde hay un hermoso pueblecito situado en la falda de una montaña, en que las casas de un lado llegan hasta el agua, y donde la mayoría de los habitantes son pescadores, que todos los años van a la mar del Norte a pescar los peces llamados bacalaos. Cuando los de la villa de San Vicente oyeron que el Rey estaba en los campos para ir a su villa, la mayoría de las gentes acomodadas, fueron a su encuentro muy lejos; y cuando lo encontraron, todos apeados, fueron a hacerle la reverencia y luego volvieron a montar a caballo acompañándole hasta su alojamiento. Entonces, al entrar en esta villa, las mozas le acompañaron muy gozosamente, cantando y esparciendo alegría, hasta su palacio, que estaba junto a la villa, en un monasterio de franciscanos, en cuyo convento se alojó también doña Leonor, hermana del Emperador y todas las damas y doncellas de la corte y alguno señores y grandes dignatarios”.

Era el día de la festividad de San Miguel; y que allí se hospedó —como bien recogió Vital— en la residencia al efecto preparada en el Monasterio de San Luis, de los Padres Franciscanos, cercano a la villa, en compañía de su hermana Leonor y diversos miembros de la Corte que traía consigo.

San Vicente de la Barquera

Un plan que se frustró

¿El plan? Pernoctar y proseguir viaje camino de Valladolid lo antes posible, donde se le esperaba para proclamarle rey de Castilla. Que así habría sido de no ser por una fiebre inoportuna que le obligó —siempre según Sainz Diaz— a permanecer, como mínimo, trece días en San Vicente de la Barquera. Y acude al cronista Vital para ratificar la duración de dicha estancia. Unos días para ver si mejoraba, pero hasta trece se alargó la estancia porque lejos de mejorar, fue empeorando cada jornada que pasaba.

Ruta para la correspondencia

Estancia que, a modo de curiosidad, obligó a poner en marcha un correo especial para que la correspondencia entre Carlos y el regente, el Cardenal Cisneros, llegara a ambas partes con rapidez y sin problema alguno; un correo que unió durante aquellos días a San Vicente de la Barquera con el Convento de la Aguilera, próximo a Aranda de Duero, donde le esperaba Cisneros.

Y quien quiera saber más al respecto de la visita del príncipe Carlos a San Vicente de la Barquera, aquí tiene la historia de dicha villa a cargo de Valentín Sainz Díaz.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s