¿Sabíais que… al emperador Carlos V le bastaron quince minutos para conocer a la emperatriz Isabel y casarse con ella?

La primera cita entre Carlos V e Isabel de Portugal duró quince minutos, y a continuación se casaron. La cita tuvo lugar en Sevilla, en 1526, donde tendría lugar la boda entre ambos acordada previamente, y sin ni siquiera haberse conocido en persona.

Tras llegar del viaje hasta Sevilla desde Madrid, y sin descansar, el emperador desmontó en el patio del Alcázar y entró a grandes zancadas en la sala donde Isabel le esperaba. Quince minutos de conversación con aquella novia a la que nunca había visto le bastaron para vestirse de gala, casarse con ella esa misma noche ante el Cardenal Salvitati, legado de Su Santidad, y, como informó un observador italiano, “irse después a acostar juntos”.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s