Las cuevas que visitar y admirar en Ramales de la Victoria

Son dos: la de Covalanas y la de Cullalvera. Toda una experiencia para disfrutar en soledad o en familia

Cantabria está llena de cuevas. Muchas de ellas se encuentran en municipios que forman parte de nuestra red de rutas. Es el caso de las dos que te proponemos y que podrás encontrar en Ramales de la Victoria.

Dos son las cuevas que te proponemos visitar cuando acudas a Ramales de la Victoria. Un lugar con un sabor mágico, especial, y en el que encontrarás mucho más atractivos que te iremos mostrando en próximas entregas de este blog. Hoy comenzamos por estas dos que te detallamos a continuación.

Cueva de Covalanas

La cueva de Covalanas es popularmente conocida como la cueva de las ciervas rojas. Se localiza en la ladera noreste del Monte Pando, encima de la cavidad de El Mirón; esta última, utilizada como lugar de habitación durante, al menos, los últimos 45.000 años. Fue descubierta en 1903 por el padre Lorenzo Sierra, en colaboración con Hermilio Alcalde del Río, dos figuras claves de la investigación arqueológica en Cantabria. Su descubrimiento se enmarca en de los orígenes de la ciencia prehistórica y más en concreto del arte paleolítico, al ser la segunda cavidad con arte paleolítico descubierta en toda la cornisa cantábrica tras Altamira (en 1879). Hoy en día se encuentra dentro del conjunto de cuevas prehistóricas de Cantabria y Patrimonio de la Humanidad.

Has de saber que esta cueva está cerrada del 1 al 6 de enero y, asimismo, los días 24, 25 y 31 de diciembre. Para visitarla es necesario hacerlo con reserva previa llamando al 942 59 84 25 o visitando esta web. El aforo máximo por sesión es de 7 personas durante todo el año. Es imprescindible llegar ropa de abrigo para la visita y presentarse 15 minutos antes de comenzar la visita para sacar la entrada.

Cueva de Cullalvera

La Cueva de Cullalvera, situada al pie del Monte Pando, forma parte de un complejo cárstico de 12 kilómetros de recorrido. Es una cavidad de grandes dimensiones como muestra su espectacular boca de entrada, con 14 m. de ancho por 28 m. de alto. De ésta emerge una fuerte y fresca corriente de aire que advierte al visitante de la cueva antes de ser visualizada.

El entorno es un espacio mágico. Su boca está enmarcada por un frondoso encinar cantábrico de gran valor ecológico. Su tránsito por el interior de la cueva está acondicionado para personas con movilidad reducida, a través de una pasarela de 400 m. de desarrollo.

La visita se inicia con un audiovisual, donde se explica al visitante los rasgos paisajísticos, patrimoniales, económicos y sociales de la comarca del Asón en general, y de Ramales de la Victoria en particular.

Como en el caso anterior, esta cueva también está cerrada del 1 al 6 de enero y, asimismo, los días 24, 25 y 31 de diciembre. Para visitarla es necesario hacerlo con reserva previa llamando al mismo teléfono o visitando la misma página web. El aforo máximo por sesión es de 30 personas durante todo el año. Es imprescindible llegar ropa de abrigo para la visita y presentarse 15 minutos antes de comenzar la visita para sacar la entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s