Los Stroppendragers de Gante

Se trata de una procesión que recuerda los hechos ocurridos en 1540

Gante es la cuidad que vio nacer al emperador Carlos V, pero también es la ciudad que recuerda a los Stroppendragers cada mes de julio. Si no conoces esta tradición, deberías seguir leyendo.

En el siglo XVI, Gante ya no era el gran y poderoso centro industrial que había sido hasta entonces. Poco quedaba del comercio medieval de paños y telas, por lo que la ciudad atravesó tiempos de decadencia económica. Eso hizo que el centro de gravedad económico de la ciudad se desplazara al campo circundante no sólo por la ausencia de numerosas regulaciones corporativas urbanas, sino también por los salarios más bajos. En consecuencia, la ciudad sufrió una recesión económica, y en 1534 se estableció incluso un asilo de pobres.

Cuando en 1537 se obligó a la ciudad sufragar los gastos de una nueva guerra del emperador, Gante se levantó en armas. Entonces, molesto por tanta obstinación, el emperador Carlos V decidió llamar al orden personalmente a su ciudad natal.

El 14 de febrero de 1540, entró en una ciudad atemorizada seguido por numerosas personalidades y un ejército de más de 5.000 soldados. Durante tres días reinó el silencio en la ciudad, hasta que el 17 de febrero de 1540 se emitió una orden de arresto contra los 25 disidentes más destacados, que pagaron con su vida su participación en la revuelta.

Con cierto dramatismo, la magistratura de la ciudad fue convocada ante el emperador el 24 de febrero de 1540. Recibió un plazo de diez días para preparar su defensa. El 6 de marzo compareció de nuevo ante el emperador y se disculpó, aunque la torpeza de sus miembros los llevó a referirse una y otra vez a los privilegios de la ciudad, así como al mal gobierno que consideraban responsable de lo ocurrido. La respuesta del emperador fue un castigo ejemplar.

El decreto imperial del 29 de abril de 1540, la llamada Concesión Carolina, que decidió el destino de la ciudad, redujo a Gante a una ciudad provincial ordinaria. La ciudad fue declarada culpable de deslealtad, sedición, motín, desobediencia, incumplimiento de tratados y profanación de la majestad.

Gante perdió todas sus libertades y privilegios; los estatutos de la ciudad fueron entregados; todos los bienes de la ciudad fueron confiscados; la campana de alarma, la «Klokke Roeland«, fue retirada del campanario y la ciudad tuvo que pagar una gran multa. La abadía de San Bavón pasó a ser una fortaleza española, y también se destruyeron algunas fortificaciones y puertas de la ciudad.

Pero el decreto también preveía una profunda humillación para la ciudad y sus habitantes. El 3 de mayo de 1540, una procesión de habitantes de Gante partió del Ayuntamiento hacia el Prinsenhof, donde se alojaban el emperador y su séquito. Los concejales, los secretarios municipales y todos los funcionarios de la ciudad, 30 notables porteros y los artesanos caminaron descalzos y vestidos con sayos negros. A continuación, les siguieron 318 miembros de los pequeños gremios artesanales y 50 tejedores. La procesión la cerraron 50 hombres vestidos con sayos blancos y la soga al cuello, en señal de que se había ganado la horca.

Una vez en el Prinsenhof, se arrodillaron y pidieron clemencia al emperador en voz alta.

Desde ese día, el apodo de «Stroppendrager» ha marcado a todos los habitantes de Gante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s