Leonor de Austria, la hermana preferida del emperador Carlos V

De todos sus hermanos, fue la primogénita del matrimonio formado por Felipe I —el Hermoso— y Juana I de Castilla con la que mejor se entendió

El matrimonio entre Felipe el Hermoso y Juana I de Castilla dio como fruto seis hijos. Todos ellos tuvieron un papel clave en la Europa de su tiempo, pero quienes más relación guardaron entre ellos fueron Carlos y Leonor, los dos mayores. De hecho, para el después emperador se convirtió en un apoyo fundamental.

Nacida en 1498, tanto ella como su hermano Carlos fueron puestos al cuidado de su tía, Margarita de Austria, tras la muerte de su padre en 1506 junto con sus hermanas pequeñas María e Isabel.

De ella se dice que no era especialmente hermosa, pues había heredado el prominente mentón de los Habsburgo, pero sí fue conocida por su elegancia y gracia. A ello había que sumar otro aspecto como fue su temperamento, gentil y sumiso.

Después de ser rechazadas varias peticiones de matrimonio, fue entregada al rey de Portugal, Manuel I el Afortunado, con el que se casó por poderes el 13 de julio de 1518. De esta manera, acompañó a su hermano Carlos en su primer viaje a España para, después, viajar hasta Lisboa, donde se celebró el matrimonio el 24 de noviembre. Fue tras morir Manuel I en 1521, con el que tuvo dos hijos, cuando Leonor se convirtió en un peón del juego de la diplomacia internacional.

Tanto es así, que fue prometida en matrimonio a Carlos III, duque de Borbón, promesa que nunca se cumplió; y después casó con Francisco I de Francia como parte del Tratado de Madrid. Como relación nacida de un acuerdo política, nunca se convirtió en una relación de amor. No fueron pocas las ocasiones en que Francisco declaró que Leonor no era de su agrado, por lo que prefería a su amante, Ana de Pisseleu, futura duquesa de Étampes. No obstante, contó con todos los honores como reina de Francia.

Leonor vivió todos los encuentros y desencuentros entre su esposo y su hermano, y por eso fue una de las personas que más celebró la visita del segundo al primero en el invierno de 1539-1540. Pero tras la muerte de Francisco I en 1547, su hijo Enrique II, haciendo caso omiso al ruego de su padre de cuidarla y protegerla, la instó a abandonar Francia para instalarse en Bruselas.

Leonor acompañó a Carlos en su último viaje a España en 1556 y se instaló en el Monasterio de Yuste. Al regreso de una visita a Badajoz para ver a su hija María, a la que casi no conocía, murió por un ataque de asma en Talavera la Real pocos meses antes de que lo hiciera su hermano en el Monasterio de Yuste.

FUENTE: Real Academia de la Historia

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s