El último día con buena salud del emperador Carlos V

Fue a finales de agosto de 1558. A partir de entonces su salud empeoró hasta fallecer tres semanas después

Se sabe que el último día que el emperador Carlos V disfrutó de buena salud, a pesar de sus múltiples dolencias, fue el 30 de agosto, aunque algunos biográficos sostienen que fue el 31. ¿Qué hizo ese día? Te lo contamos en las próximas líneas.

30 de agosto de 1558 (o 31, según otros biógrafos). Fue un día caluroso de finales de agosto. El emperador comenzaba a ser consciente de que su fin estaba próximo. Intuía que pronto pondría su alma en manos de Dios. Tanto fue así, que todavía hay quienes sostienen que llegó a encargar su propio funeral en vida. ¿Sucedió así? La mayoría de historiadores no han encontrado pruebas que sostengan esa teoría, pero la leyenda ahí queda.

Lo que sí se sabe es que para él aquel día fue tranquilo. Asistió a los oficios religiosos del día, como era su costumbre, también se confesó con su confesor particular; y después se dispuso a comer en la terraza de su palacio adosado al Monasterio de Yuste, como era su costumbre cuando hacía buen tiempo.

Después de comer se entretuvo un largo rato contemplado el retrato de la emperatriz, así como otros cuadros obra de Tiziano como “La oración del Señor en el huerto” y “El juicio final”.

Pero, cerca de las cuatro de la tarde, comenzó a sentirse indispuesto, por lo que fue llevado a su aposento para que descansara. Ya no volvería a salir de él nunca más.

Si nos atenemos a la correspondencia de aquellos días, Luis Méndez de Quijada escribió por carta a Juan Vázquez de Molina, secretario del emperador en Valladolid, que «El emperador se halla con mucha salud de la indisposición pasada», además de contarle también que «Agora ha de saber vuestra señoría que, el martes pasado, 30 del mes de agosto, S.M. comió en el terrado… y stando a comer le vino dolor de cabeza».

Hoy ya se sabe que la causa de la muerte fue la picadura de un mosquito, cuya cantidad era importante en las cercanías del estanque que hay al pie del palacio del emperador, que le transmitió la enfermedad de la malaria. Museo que puedes visitar en Losar de la Vera (Cáceres), donde podrás saber más acerca de este acontecimiento histórico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s